miércoles, 8 de febrero de 2017

En medio del caos


Actualmente nos encontramos en una voragine informativa que es el reflejo de un cambio de paradigma sumamente fuerte que estamos experimentando y que nos llevará a dar un salto que posiblemente la humanidad no haya experimentado antes. Un caos externo que se manifiesta como reflejo de ese caos interno que tratamos de ordenar, aunque a veces no entendemos del todo que es lo que se gesta en nuestro interior.

En el camino de la cinta de moebius hablamos de las dos caras de un mismo cuerpo el interior del espíritu y el exterior de la materia, donde uno tiene su reflejo e influencia en el otro y viceversa.

Internet como medio informativo ha tomado tal importancia que creo que sólo se puede comparar al que tuvo anteriormente la televisión y al que ha quitado de su trono, aqui podemos encontrar cualquier cosa que podamos imaginar, pero así como podemos encontrar lo que necesitamos si tenemos claro que es lo que estamos buscando, podemos distraernos buscando y buscando sin realmente encontrar, distrayendonos con cualquier cosa ya que hay distracciones para todos y cada uno de los gustos.

Tambien he notado que hay ciertos temas que ahora llaman la atención de las personas, cosas que antes les eran indiferentes o pasaban desapercibidas. Pero quisiera centrarme en las noticias informativas. En algún lugar leí que la "educación" de las personas una vez terminada la escuela (cualquier nivel) continúa en los noticiarios, me parece que tiene algo de verdad. He notado como las noticias pero sobre todo la forma en que las dan moldea los pensamientos de las personas e implanta ciertos arquetipos sin que nos demos cuenta de ello, ya que tenemos la idea (implantada o auto.implantada) que basta con estar "informado" para saber que es lo que pasa en el mundo pero veo que con eso no es suficiente.

Es decir no basta leer los noticieros si no hacer todo un trabajo de discernimiento, realizar todo un proceso (al)químico como cuando ingenirmos nuestros alimentos, por ejemplo cuando elegimos que comer no nos llevamos a la boca cualquier cosa ¿o sí?, sabemos que ciertas cosas nos pueden hacer daño y las evitamos. Y así como después de comer empieza todo un proceso en el que poco intervenimos ya que se realiza de forma automática por que forma parte de patrones básicos y que termina cuando vamos al baño y jalamos de la palanca. De igual forma pasa con la información el proceso de asimilación no termina cuando terminamos de leer algo, de hecho ese es sólo el comienzo. 


Antes la fuerza de los medios oficiales era avasalladora ahora ya existe un contrapeso con medios alternativos y más independientes, develando información oculta que resulta increible y a veces sumamente chocante por que realmente "choca" contra todo lo que creíamos que era verdad y resulta que era en realidad mentira. 

Ejemplos hay muchos, uno muy claro es por ejemplo cuando hay elecciones y manipulan descaradamente las encuentas que ponen como favorito a x candidato en base a información falsa lo cual por una parte puede influir en las desiciones de la gente como tambien a aceptar un posible fraude, ya que aunque en la realidad nadie quería a ese candidato al creer que es aceptado por los demás se acepta su triunfo, sin notar lo sutil de esta imposición.

Hay un dicho que dice que "A caballo regalado no se le ve colmillo malo", me parece que esto no aplica en cuanto a información se refiere, ya que dejamos la reponsabilidad de discernir que nos corresponde en algo externo, dotando a gente de la que no conocemos muchas veces sus intenciones de el poder que nos corresponde así como de nuestra capacidad de elección.

La próxima vez que vea una noticia, recuerde que lo importante no es lo que se dice si no lo que se calla y la verdad siempre se esconde detrás de lo aparente.

2 comentarios:

  1. Gracias Ausent, el discernir es realmente lo que debemos aprender pues nos acostumbramos a simplemente leer, ver o escuchar y tomar como verdad la de otros, facilitando ser manipulados, sin tan siquiera darnos cuanta de ello, pues somo vagos en cuanto al discernir o mas bien aún conociendo esta práctica ( discernimiento) antigua como nadie imagina, la pasamos por alto, pues es mas fácil que otros piense por nosotros.

    Si entendiéramos que así despertamos la intuición o escuchamos desde el sentir, sería otro cantar en la función.
    Complicaríamos las cosas y haríamos ruido, con un ejercicio que realizaban los pensadores, filósofos, alquimistas etc.
    Gracias.
    Mary Janes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asi me parece Mary, es un trabajo arduo pero rinde sus frutos. Saludos.

      Eliminar