miércoles, 6 de julio de 2016

El momento adecuado

En un sistema que se rige por fechas más que por acontecimientos no es difícil encontrar ejemplos de procastinación ¿o deberíamos llamarle de otro modo, por ejemplo apatía, decidia?.

Vivimos postergando todo e inventando mil excusas para no emprender esos cambios que tanto necesitamos, uno de los más recurrentes es el de esperar "el momento adecuado", es decir tener la situación "ideal" para emprender la acción correcta. Lo que cabría preguntarnos es ¿cual es ese momento ideal o de que depende?

Un ejemplo es cuando por ejemplo nuestro ser tiene una necesidad de manifestarse a través del arte, ya sea música, pintura, escultura entre muchas otras, pero no lo llevamos a cabo por que "no tenemos tiempo" por que claro en un mundo regido por la competitividad y la productividad esto es visto como una perdida de tiempo. Entonces tal vez cuando me retire y ya no tenga que trabajar lo pueda llevar a cabo, disfrutando así de los últimos días de mi vida, al menos eso es lo que dicen las famosasa Afores. Y vamos postergando algo para lo que quizás tengamos vocación o que nos hace sentir vivos para el final, cuando ya no tengamos preocupaciones.

Tambien a veces depende de otros factores externos por ejemplo la publicidad, imaginen que decidimos emprender algún tipo de actividad física como correr, antes bastaba con tener las ganas de hacerlo, ahora te bombardean con publicidad y debes tener los tenis adecuados para correr, que se amolden a tu tipo de pie, una app para contar las calorías con tu "aifon", además necesitas ropa deportiva bonita y un buen desodorante por eso del desagradable sudor. Y si aún a pesar de no tener todos estos "accesorios" te animas a sólo hacerlo justo el día que quieres comenzar esta lloviendo, hace frío o hace mucho calor, así que bueno tal vez sea mejor comenzar otro día. Hay que recordar que la voluntad no se vende ni se compra y sólo puede nacer de nuestro interior.

Y pondré el caso más extremo, sólo comenzamos esos cambios cuando ya tenemos el agua al cuello. Basta ver como trabaja el sistema actualmente, destruyendo bosques y selvas, extinguiendo especies animales, contaminando ríos y mares, acabando con la vida en nombre del progreso y los billetes, pero la economía tambien va fatal, a las personas se les trata como meros recursos humanos. No tenemos que ser unos genios para darnos cuenta que si seguimos así sólo nos espera la fatalidad entonces ¿que esperamos?. ¿Que clase de mundo les dejaremos a las futuras generaciones?

Dicen que nunca es tarde y no comparto esa idea, hay errores cuestan caros y hay cosas que una vez rotas es muy difícil reparar (no digo que sea imposible), oportunidades todos tenemos cada día que despertamos una vez más, pero ¿cuantas oportunidades hemos aprovechado correctamente y cuantas hemos desperdiciado?. Solemos ser severos al juzgar a los demás pero pedimos clemencia y comprensión para con nosotros. 

El momento adecuado es ahora, mañana puede que sea muy tarde.


domingo, 29 de mayo de 2016

La sociedad del yo


Vivimos en una sociedad altamente competitiva, nos la pasamos compitiendo unos con otros. ¿Quien tiene más dinero? ¿Quien tiene el mejor empleo?¿Quien tiene la mejor casa? ¿Quien sigue al mejor equipo? ¿Quien escucha el mejor tipo de música?, creo que hay prácticamente para todos los gustos, pero que se podría resumir en competir por ¿Quien es el mejor?.



Desde pequeños somos bombardeados por este arquetipo de competencia, se premia al mejor de la clase en base a lineamentos muy rígidos donde sobresale la inteligencia intelectual (centro intelectual), dejando de lado otras habilidades muy necesarias como la llamada inteligencia emocional (centro emocional), en los deportes debemos competir y aunque en algunos casos dependiendo del tipo de deporte se busca el triunfo de un equipo pero se suele resaltan el papel de las "figuras", no es raro que suelan surgir rivalidades por protagonismo que es lo que generalmente destruye al equipo. Y es que considero que es un hecho natural que existan líderes, es decir personas con más habilidad para ciertas actividades pero que lo carecen en otras, donde otra persona podría "destacar" más. Y el "secreto" esta en que esas jerarquías son intercambiables y tienen que ver con la consciencia y poco con el poder. Por ejemplo si usted tuviera que ser oprado ¿Quien le gustaría que lo operara el doctor que lleva años haciendolo o alguien que vió como se opera en un video de youtube?.

Este arquetipo nos ha dañado mucho gracias a él y nuestra inconsciente aceptación es posible que veamos casos como los "niños de la calle" o que haya gente sin techo o sin algo de comer en el estómago. Ya que esos problemas son nuestros como sociedad, podríamos culpar al gobierno en turno y su responsabilidad tambien tienen, claro, pero la cuestión es ¿por que nosotros lo permitimos?. Se suelen escuchar opiniones como "no se esforzaron lo suficiente", "estan así por que les gusta la mala vida", etc. ¿Pero de verdad es así? ¿Cuantos nos hemos tomado el tiempo de ir y escuchar su versión para validar que nuestro pensamiento es correcto y no suposiciones?. La situación no es fácil incluso para los que creen estar a salvo ¿que tal si el día de mañana nos toca a nosotros estar del otro lado? .

Si sólo nos preocupamos por nuestros deseos como individualidades será muy complicado ponernos de acuerdo ya que nuestro punto de vista siempre nos parecerá el mejor, esto ocurre entre otras muchas cosas por que nunca nadie nos ha enseñado a trabajar en equipo, no lo sabemos hacer. Y aunque creo que es algo natural en el ser humano con lo cual nacemos por ejemplo al ver a un grupo de niños jugar es más fácil que ellos lleguen a un consenso por que tienen claro su intención y propósito que es divertirse que los adultos, que muchas veces no saben ni que es lo que buscan ni como conseguirlo, se nos educa principalmente en lo contrario como mencionaba, la competición.

Es decir que estamos en una Torre de Babel donde se hace indispensable reconocer nuestras propias fallas para poder llegar al entendimiento.



No me parece casual que no se promueva la solidaridad entra las personas y no repetemos nuestra jerarquía propia y la de los demás, por que divididos somos más vulnerables, haciendo tareas que no nos competen y las que si las rechazamos, así somos presas fáciles. Si entre nosotros nos vemos como enemigos, en lugar de ver que tenemos un destino compartido al menos mientras compartamos este planeta, ya que a diferencia de nosotros la élite que nos quiere dominar si trabaja organizada en su propósito de jodernos.

Si logramos ponernos de acuerdo como humanidad creo que habremos triunfado y ya no importara si el presidente de uno u otro país es de uno u otro partido por que cumpliría su papel tal cual, que es el de servir a los que le toca representar y no a intereses oscuros, cada quien cumpliría el papel que le corresponde por vocación, incluso la humanidad misma estaría llevando a cabo su propósito conservando este planeta y no destruyendolo como actualmente ocurre.

El tiempo se nos acaba ¿lograremos ponernos de acuerdo y actuar en consecuencia, antes de que la alarma suene?. ¿De pasar de ser la sociedad del yo, después yo y al final yo al de la sociedad del nosotros?

Hasta este momento, sigo creyendo que si.


sábado, 9 de abril de 2016

Un mundo al revés



Algunos me habían contado de ese extraño mundo, tendrás que verlo con tus propios ojos, escuchaba a menudo.

Todo esta del revés, al contrario de como debería ser, los ojos puestos en el exterior, olvidando el interior ¿cual es el menester?

Cuando dejas de ser un niño para convertirte en un adulto, la apariencia es la que manda, se dibuja en el rostro una cara con colores brillantes para ocultar "imperfecciones", se utilizan desodorantes para cubrir los olores, una mirada triste que se oculta tras una mirada alegre.

Salir día a día a cumplir con el papel , los personajes son las estrellas, de los actores ni ellos mismos se acuerdan, lo que te rodea tu escenario los demás actores secundarios, por las noches y sin público olvidamos a que estamos jugando que obra estamos interpretando. Nos hemos creido el papel, aunque no nos guste el personaje.

A veces cuando detiene el barullo escuchas su voz, te resulta extraña y a la vez tan conocida, necesitas de él y él de ti por que somos lo mismo. Marinero perdido en las aguas de la mente, naufrago entre tantas personalidades: ayer fui este, hoy aquel y mañana ya veré...

Alguien en la calle pide una moneda, nadie ve, nadie oye "hay muchos vivales" dicen, los que no hacen nada por nadie, ni por ellos mismos, lo que no damos nos lo negamos a nosotros tambien, ver en el otro un enemigo desconfiar del descalzo e idolatrar al bien hablado que hipotecó tu destino por una cuenta off-shore.

Sin embargo aqui seguimos por que contra el ser poco se puede , lo que me mantiene por las noches lo que me guía durante el día, el actor que ha regresado a tomar su lugar, a poner orden a la obra de la vida, el que lo ve todo con alegría la fuente de inagotable sabiduría, presta atención por que habla bajito, no le gusta el desorden y te habla cuando estas tranquilo. Tu lo has escuchado, yo lo escuchado, si no me crees, recuerda cuando eras niño.

Algunos me habían contado de ese extraño mundo, tendrás que verlo con tus propios ojos...



jueves, 18 de febrero de 2016

¿Por que a mi?

Solía hacerme esta pregunta con un gran pesar cada que aparecía un obstaculo o dificutad en mi vida, lamentando mi mala suerte e infortunio. ¿Por que la vida me castiga de esta manera, o Dios, o el destino o la sociedad?. Da igual a quien culpara, el detalle era que algo externo a mi me estaba dando una patada en el trasero y yo no entendía por que mas aún siendo yo tan buena persona.




No puedo negar que encontraba cierto alivio en mi lamento, alivio por cierto temporal por que sólo aludía a los síntomas mas no a las causas, como esos medicamentos modernos que sólo te hacen "más llevadero" tu dolor pero que no curan: "si persisten las molestias consulte a su médico". Pero pasado un tiempo regresaban esos mismos síntomas y las molestias.

Llega un momento en que a base de ignorar el malestar el problema se agrava, se acumula y sientes como si una avalancha de nieve te aplastara. Si en ese momento tuvieras la capacidad de tener una vista más amplia podrías ver como se fue construyendo esa enorma bola de nieve, pero mientras estas cayendo cuesta abajo envuelto por ella es muy difícil por que no tienes la perspectiva adecuada y pareciera que mientras más me mueves más te adentras en ella.




Ahora no es que ya no me haga la pregunta si no que el enfoque es diferente. ¿Por que a mi? es decir, cuestionarme que es lo que me ha llevado a estar en determinada situación, ¿es realmente algo tan malo? ¿que debo aprender de esa situación?.

Todo toma otro sentido cuando cambias la perspectiva, vas aprendiendo de esas situaciones, como señales que te pueden estar guiando en tu camino, un indicativo de que si sigues actuando igual puede que tu realidad siga siendo la misma, si tú cambias la realidad exterior cambia. Tambien vas aprendiendo a no gastar más energía de la necesaria en  cualquier situación.

Fue necesaria una comprensión de las causas lo que realmente ayuda a curar la enfermedad, y por lo general los síntomas son el reflejo de algo más profundo. Y en lugar de enfocar la energía que podría curarnos en lamentaciones, podríamos utilizarla en buscar soluciones. Dejar de buscar culpables y hacernos responsables por que nadie nos conoce más que nosotros mismos, sólo cada uno sabe cuales son sus necesidades, algunos pueden señalartelas, ayudarte de formas muy extrañas, brindarte herramientas, incluso insultandote puedan estarte ayudando aunque no lo veamos en ese momento así, pero la comprensión debe nacer de nuestro interior, en base al trabajo de conocerse a uno mismo.