lunes, 20 de febrero de 2017

Ser niño

Hoy me gustaría hablarles de lo que para mi es ser (o continuar siendo) un niño, no quiero dar recetas de como conectar con su niño interior (ser) por que además de que no creo ser el indicado para hacerlo me parece que lo importante es descubrirlo por uno mismo, siendo el recorrido tan importante como el destino.

Continuar siendo niño para mi no es ser un adulto haciendo idioteces con el pretexto de que madurar es para las frutas y ser un irresponsable, ser niño para mi no es una justificación para realizar cosas que no tienen una intención y un propósito claros, tampoco tiene que ver con comprar compulsivamente lo que "siempre quise de joven" ya siendo mayor después de toda una vida de trabajo (mal pagado, en muchos casos).

Tampoco ser niño es tapar la arrugas o comprar tintes para el pelo por si aparece alguna cana, tratando de ocultar el paso inexorable del tiempo, renegando de nuestra propia historia y camino.

No, para mi eso no es ser (o continuar siendo) niño.



Para mi ser niño es primero recordar  por que un día me cuenta de que me había olvidado casi por completo que alguna vez fui niño, olvidé lo feliz que era montado en el caballo de madera que me regaló mi abuelo, o cuando la lluvia formaba río y hacía mis barcos de papel, olvidé cuando jugaba canicas con mis vecinos de la cuadra o las retas de futbol, olvidé lo mucho que me gustaba andar en bicicleta o en mi avalancha, olvidé como esperaba los fines de semana para estar con toda la familia reunida, ademá olvidé como una caja de cartón se convertía en lo que mi imaginación me permitiera, olvidé que los sueños se pueden hacer realidad, había olvidado lo que era hacer algo por alguien sin esperar nada a cambio, olvidé que te podías pelear con tu mejor amigo por la mañana, pero por la tarde ya estabas jugando con él como si nada hubiera pasado por que no conocía el rencor, no conocía tampoco el aburrimiento por que cada nueva cosa que encontraba era asombrosa, había tanto que descubrir y ningún día era igual al anterior.

Olvidé y olvidé tantas cosas, que podría seguir contandoles mis aventuras, que hasta el día de hoy continúan...

Ser niño es recordar que nunca hemos dejado de serlo a pesar de todo.

¿Y tú te recuerdas?




2 comentarios:

  1. Hermano,recuerdo subirme a una mesa y cantar sin miedo al que diran, Recuerdo los arboles como naves espaciales..... y mucho más GRACIAS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho Fran, te mando un abrazo!

      Eliminar