domingo, 29 de mayo de 2016

La sociedad del yo


Vivimos en una sociedad altamente competitiva, nos la pasamos compitiendo unos con otros. ¿Quien tiene más dinero? ¿Quien tiene el mejor empleo?¿Quien tiene la mejor casa? ¿Quien sigue al mejor equipo? ¿Quien escucha el mejor tipo de música?, creo que hay prácticamente para todos los gustos, pero que se podría resumir en competir por ¿Quien es el mejor?.



Desde pequeños somos bombardeados por este arquetipo de competencia, se premia al mejor de la clase en base a lineamentos muy rígidos donde sobresale la inteligencia intelectual (centro intelectual), dejando de lado otras habilidades muy necesarias como la llamada inteligencia emocional (centro emocional), en los deportes debemos competir y aunque en algunos casos dependiendo del tipo de deporte se busca el triunfo de un equipo pero se suele resaltan el papel de las "figuras", no es raro que suelan surgir rivalidades por protagonismo que es lo que generalmente destruye al equipo. Y es que considero que es un hecho natural que existan líderes, es decir personas con más habilidad para ciertas actividades pero que lo carecen en otras, donde otra persona podría "destacar" más. Y el "secreto" esta en que esas jerarquías son intercambiables y tienen que ver con la consciencia y poco con el poder. Por ejemplo si usted tuviera que ser oprado ¿Quien le gustaría que lo operara el doctor que lleva años haciendolo o alguien que vió como se opera en un video de youtube?.

Este arquetipo nos ha dañado mucho gracias a él y nuestra inconsciente aceptación es posible que veamos casos como los "niños de la calle" o que haya gente sin techo o sin algo de comer en el estómago. Ya que esos problemas son nuestros como sociedad, podríamos culpar al gobierno en turno y su responsabilidad tambien tienen, claro, pero la cuestión es ¿por que nosotros lo permitimos?. Se suelen escuchar opiniones como "no se esforzaron lo suficiente", "estan así por que les gusta la mala vida", etc. ¿Pero de verdad es así? ¿Cuantos nos hemos tomado el tiempo de ir y escuchar su versión para validar que nuestro pensamiento es correcto y no suposiciones?. La situación no es fácil incluso para los que creen estar a salvo ¿que tal si el día de mañana nos toca a nosotros estar del otro lado? .

Si sólo nos preocupamos por nuestros deseos como individualidades será muy complicado ponernos de acuerdo ya que nuestro punto de vista siempre nos parecerá el mejor, esto ocurre entre otras muchas cosas por que nunca nadie nos ha enseñado a trabajar en equipo, no lo sabemos hacer. Y aunque creo que es algo natural en el ser humano con lo cual nacemos por ejemplo al ver a un grupo de niños jugar es más fácil que ellos lleguen a un consenso por que tienen claro su intención y propósito que es divertirse que los adultos, que muchas veces no saben ni que es lo que buscan ni como conseguirlo, se nos educa principalmente en lo contrario como mencionaba, la competición.

Es decir que estamos en una Torre de Babel donde se hace indispensable reconocer nuestras propias fallas para poder llegar al entendimiento.



No me parece casual que no se promueva la solidaridad entra las personas y no repetemos nuestra jerarquía propia y la de los demás, por que divididos somos más vulnerables, haciendo tareas que no nos competen y las que si las rechazamos, así somos presas fáciles. Si entre nosotros nos vemos como enemigos, en lugar de ver que tenemos un destino compartido al menos mientras compartamos este planeta, ya que a diferencia de nosotros la élite que nos quiere dominar si trabaja organizada en su propósito de jodernos.

Si logramos ponernos de acuerdo como humanidad creo que habremos triunfado y ya no importara si el presidente de uno u otro país es de uno u otro partido por que cumpliría su papel tal cual, que es el de servir a los que le toca representar y no a intereses oscuros, cada quien cumpliría el papel que le corresponde por vocación, incluso la humanidad misma estaría llevando a cabo su propósito conservando este planeta y no destruyendolo como actualmente ocurre.

El tiempo se nos acaba ¿lograremos ponernos de acuerdo y actuar en consecuencia, antes de que la alarma suene?. ¿De pasar de ser la sociedad del yo, después yo y al final yo al de la sociedad del nosotros?

Hasta este momento, sigo creyendo que si.