viernes, 9 de enero de 2015

La (pesada) mochila

Vivimos asediados por las luces y sombras de nuestro pasado que nos impiden vivir el presente y nos ocultan el futuro, los errores que hemos cometido, todas las cosas que pudimos hacer y no hicimos, por vergüenza por miedo al que dirán o por miedo a no conseguirlo, se podría hacer una lista interminable de cosas del pasado que nos reprochamos a nosotros mismos. Tambien estan las cosas que hicimos pero que pudimos hacer mejor, o buenos recuerdos que se convierten en nostalgia, y que tratamos de revivirlos sin darnos cuenta de que cada momento es único, irrepetible. Son como piedras que vamos echando a nuestra mochila de viaje y con cada otra que echamos esta se vuelve más y más pesada, hasta que su peso se vuelve insoportable y no podemos más.


Nos encontramos con otras personas en nuestro particular camino algunas de ellas se pueden ofrecer a ayudarnos cargando un poco nuestra mochila a otros se las hacemos cargar quieran o no por egoismo o por ignorancia sin saber que ellos tambien tienen la suya. Pero al final esta mochila siempre regresa a su dueño, indudablemente. Entonces ¿como podemos aligerar la carga y dejar sólo lo necesario? Con un acto necesario y liberador: el perdón. El perdón sincero que sólo puede darse uno mismo, el que nos liberará de nuestra pesada carga.

Este perdón esta acompañado de la aceptación, aceptar nuestros errores, aceptar el punto actual en el que nos encontramos, aceptar la responsabilidad de las desiciones que nos llevaron a ese punto, aceptar que el pasado ha pasado, llorar si es necesario y reconocer que si nosotros mismos nos pusimos en semejante embrollo tambien tenemos la capacidad de arreglarlo y salir de el. Dejar de lado la resignación más relacionada a la lamentación  que nos hace jugar el papel de victimas y como hojas nos deja a merced del viento, llevandonos a donde este disponga dejando en manos de terceros lo que debería ser de nuestra total incumbencia.

Todos hemos cometido errores, todos podemos corregirlos y aprender de ellos. La culpa es una pesada mochila que nos impide avanzar, como el ancla de un barco le impide surcar el mar. Vaciemos nuestra mochila con ese sincero acto, levemos el ancla, icemos velas y sigamos navegando.



lunes, 5 de enero de 2015

Intención inicial y propósito final

Si hago un esfuerzo analizando la cantidad de cosas que hago diariamente me sorprendo el número de ellas que hago de manera automática e inconsciente. Todo lo que hacemos tiene una intención inicial y un propósito final aunque no nos percatemos de ello. Un ejercicio consciente que me ha resultado muy útil es identificar la intención inicial y el propósito final de mis actividades para tratar de reducir las reacciones para dar paso a las acciones.

Pero ¿que es la intención inicial y el propósito final? ¿como comenzar a identificarlas?. Cuando uno comienza este ejercicio nos damos cuenta de que no es tan complicado como parece, pero tampoco es tan simple como pensamos. Una forma de hacerlo (que no la única y cada cual tendrá que desarrollar la propia) es asociar la intención inicial con el "Qué" y al propósito final con el "Por que". Por ejemplo este post la intención inicial es compartir mi visión acerca de la intención inicial y el propósito final (el "Qué" sería compartir) y el propósito final que esta herramienta pueda ser útil y que cada vez más personas dejemos de conducirnos como autómatas de forma programada y comencemos a accionar de forma consciente (que conformaría el "Por que" que justifica el "Qué").

Esta herramienta es útil no sólo en el plano físico (acciones) sino tambien en el plano etérico (palabras) evitando que confudamos a nuestro interlocutor cuando intentamos transmitirle algo y evitar además decir cosas que en realidad no sentimos ni pensamos o incluso llegar a dañar, reacciones de las cuales por lo general únicamente nos damos cuenta una vez que las hemos llevado a cabo. Como podemos ver es incluso una herramienta que nos puede ayudar a ampliar nuestra ecuación de elección pero ese podría ser un tema para otro post.

                           

Tal vez por ahora no sepamos cual es nuestro propósito en esta existencia, pero podemos empezar por lo primero e identificar las cosas simples para abordar las más complejas conforme se avanza en el camino ¿Cual es tu intención inicial y propósito final para este día?

domingo, 4 de enero de 2015

¿A donde pertenezco?

Como individuo pertenezco a la raza humana, nací en el llamado Planeta Tierra. Aqui he vidido una gran cantidad de experiencias que antes catalogaba como "buenas", "malas", "regulares", segun mi consciencia (o mejor dicho mi inconsciencia) me permitía clasificarlas en base a mi ego de turno.

Ahora trato de verlas como piezas de mi rompecabezas personal, experiencias sin las cuales por muy pequeña que sea la totalidad que puedo abarcar estaría incompleta. Por que indudablemente todo tiene que ver con todo, de eso tengo la certeza.


Como tambien tengo la certeza de que pertenezco como humano a la tierra, tengo la certeza de que algún día me iré para no volver (o de visita ocasionalmente, tal vez). Por eso creo que como raza tenemos una responsabilidad importante, la de dejar este mundo mejor de como lo hemos encontrado y recibido, además de estar agradecidos por todos esos Humanos que lo habitaron, amaron y trabajaron por ese propósito y que sabían que no se quedarían algún día partirían.

Disfrutemos del viaje pues estamos en el, nuestro destino es una consecuencia de nuestras desiciones y acciones, decide tú a donde quieres ir.